La importancia de cuidar la presencia online de nuestras empresas es, a día de hoy, algo incuestionable. Con acceso a internet en los bolsillos de cada uno de nuestros potenciales clientes, cuidar nuestra imagen es ahora aún más importante que nunca. Precisamente esta accesibilidad hace que el consumidor se enfrente a un mercado masificado, en el que también nuestra competencia tiene presencia digital.

Diferenciarnos, generar confianza y resultar “apetecibles” a nuestro target son algunos de los atributos imprescindibles que exige el nuevo entorno 2.0, cualidades que podremos potenciar con un blog corporativo.

Mucho más que una web

En tu página web cuentas lo que sabes hacer; en tu blog lo muestras. Podríamos decir que la enorme competencia existente en el entorno digital ha convertido el buscador Google en una suerte de “Páginas amarillas 2.0”, en el que un listado de empresas se ofrecen al consumidor después de que haga su búsqueda. ¿No sería mejor poder ser algo más que un nombre de empresa y unas coordenadas para encontrarte?

Pongamos un ejemplo. Digamos que somos un Community Manager profesional que oferta sus servicios. Podemos tener una web bonita, bien diseñada y, además, vamos a dar por hecho que igual de bien posicionada que las de la mayoría de nuestra competencia. ¿No nos vendría bien contar con un blog en el que demostremos nuestros conocimientos entre los resultados? Así, el posible cliente puede corroborar por sí mismo que somos unos buenos profesionales, que sabemos de lo que hablamos, lo que hacemos y que estamos al día en nuestro campo.

¿Aún no estás convencido?

Por si todo esto fuera poco, contar con un blog profesional puede traer consigo, además, las siguientes ventajas:

1. Lúcete: Demuestra a tus clientes lo que vales, lo que sabes o lo que puedes hacer por ellos. Habla de tus experiencias anteriores, de cómo aprendiste de errores pasados, de los servicios que ofreces. Pero huye del “yo, yo y yo”, el cliente ya tiene tu web corporativa para informarse en mayor profundidad de tus servicios; aprovecha para aportar contenidos de valor didáctico. Ofrece consejos o habla de temas que hayas aprendido o conozcas debido a tu labor profesional.

 

2. Aprenderás: Porque, aunque busques compartir conocimientos, nadie aprende tanto como quien escribe. Es una buena forma, además, de obligarte a estar al día en tu campo profesional.

 

3. Te diferencias de la competencia: Como decíamos, y producto del primer punto de esta lista, dejarás de ser una página web más. Además, el blog, al contar con un carácter menos formal que la web en sí, los potenciales clientes te verán más cercano y accesible.

 

4. Creas Currículo en cada Post: No solo aprendes escribiendo; un buen trabajo en el blog corrobora esos conocimientos.

 

5. Será tu mejor carta de presentación: Si cuidas con esmero tu blog y le procuras un buen posicionamiento, este será muy visible. Con un blog, tu tarjeta de visita digital se convierte en un auténtico portafolio. Un blog es una buena forma de mostrar tu profesionalidad a los clientes potenciales.

 

6. Haz Networking: Los artículos especializados llamarán la atención de otros profesionales de tu campo. Quién sabe, quizá empieces colaborando con otros colegas en sus blogs, colaboréis en algún nuevo proyecto laboral o encuentres a un profesional cuyos conocimientos complementen los tuyos.

 

7. Conoce a tus clientes: A través de los comentarios y las líneas de contacto que ofrezcas en tu blog podrás conocer lo que tu target tiene que decir. Podrás, además, hacerles preguntas directamente, buscando que compartan contigo opiniones y experiencias relacionadas con los temas que trates. Te sentirán cercano y podrás atenderles personalmente.

 

8. Sé social: Porque no solo de redes sociales vive el profesional. Estas plataformas ayudan a compartir, pero no lo son todo. Además, dependiendo del sector al que nos dediquemos, a menudo las redes sociales per se no son suficientes. Un blog te permite generar contenidos que luego podrás compartir con tu comunidad social, retroalimentándose entre ambas plataformas.

 

9. ¿Ingresos extra?: ¡Puedes! Un blog profesional, con credibilidad y bien posicionado es susceptible de convertirse en un buen soporte para publicidad específica. Incluso puedes, llegado el caso, vender contenidos “Premium” algo más elaborados.

 

10. Vende(te): No hablamos de e-commerce o de autopromoción, si no que también puedes vender indirectamente. Recomienda productos y servicios; simplemente muéstrate apetecible a ojos del consumidor resaltando todas esas cualidades de las que hemos hablado en esta lista.

¿El mejor momento parar crearlo? ¡Ahora!

En definitiva, ¡son todo ventajas! Nunca es demasiado pronto para empezar con un blog profesional. Deja huella digital de tu marca o empresa, y empieza a diferenciarte hoy mismo. Eso sí, te recomendamos que, antes de comenzar, fijes unos objetivos: que tu blog sirva a tu marca y a tus metas profesionales.

Pin It on Pinterest

Share This